Accesorios - Blog-01

Accesorios para vinos: qué necesitamos saber

Entre decantadores, cortagotas, aireadores y tapones, es sencillo perderse en el mundo de los accesorios para vinos. Las opciones del mercado son muchísimas y no sólo varían por el tipo de accesorio, sino también en cuanto a materiales disponibles, con sus beneficios y contras .

Por eso, hoy hablaremos de alguno de los accesorios más populares, sus usos y los diferentes tipos de materiales que se están usando en la fabricación.

 

El decantador

En un comienzo, el uso de los decantadores estaba restringido a trasladar el vino a la mesa y servirlo, pero con el tiempo se comenzaron a hacer visibles los beneficios que les proporcionaban  a los vinos, ayudando en su oxigenación.

La función del decantador es permitirle al vino respirar, potenciando sus aromas y sabores de forma relativamente rápida.  Cuando un vino lleva mucho tiempo en la botella cerrada, suele tardar en mostrar sus bondades. Entonces, el decantador acelera ese proceso. Al tener un diámetro más ancho que la copa, una mayor superficie de líquido entra en contacto con el oxígeno realzando los sabores.

Los decantadores también cumplen la función de eliminar posibles residuos que pueden estar en la botella que contiene el vino, como restos de corcho o restos de la propia uva.

Poco a poco, con el uso del decantador,  nuestro paladar empezará a reconocer que los aromas y sabores son diferentes cuando se usa que cuando no. Nosotros recomendamos usar decantadores de cristal transparente ya que permite que el vino mantenga la temperatura, independientemente de las condiciones externas del ambiente y apreciar el color y textura del mismo.

En cuanto a la forma, consideramos mejor inclinarse por aquellos que tengan base ancha para asegurar que la mayor parte del vino entre en contacto con el oxígeno.

 

Aireador

Este accesorio, al igual que el decantador, favorece el contacto del vino con el oxígeno. Su uso, sin embargo, no es equivalente al de los decantadores. La ventaja en comparación al decantador es que en menos tiempo, oxigena el vino.

Existen diferentes modelos, pero pueden resumirse en: los que se colocan en la botella y los que se usan en la copa. En ambos casos el vino, al circular por el aireador, se oxigena gracias a la abertura del accesorio.

Otra ventaja es que sólo se oxigena el vino que se tomará y no la botella en su totalidad, y, para los no tan expertos, el uso del aireador no requiere contar con conocimientos sobre el tiempo necesario para lograr la oxigenación correcta. Sin embargo, el proceso al ser más rápido, también es más agresivo.

En el mercado existen aireadores de metal, de plástico y de vidrio. Como el tiempo en el que el vino está en contacto con el accesorio es corto, recomendamos comprar aquél aireador que resulte más cómodo para quien lo vaya a utilizar, optando preferentemente por las opciones de vidro y de metal.

 

Tapones

Hasta ahora hemos hablado de la oxigenación del vino, pero también existen accesorios que nos ayudan a conservar el vino una vez abierta la botella. Lo ideal es consumir la totalidad de la botella, pero como no ocurre siempre, en el mercado podemos encontrar muchas alternativas de tapones.

Cuando pensamos en estos accesorios, lo más importante es que realmente cumplan sus función: sellar la botella para que el vino mantenga su calidad. El exceso de oxigenación no es bueno para el vino así que si vamos a guardar una botella que ya fue abierta, lo mejor es buscar un tapón.

La mayoría de los tapones del mercado son de silicona y funcionan con una bomba manual similar al sacacorchos, de apariencia similar. Al traccionar la bomba, se extrae fuera de la botella el aire excedente y se genera un vacío en el interior. De esta manera, y junto a la temperatura adecuada, el vino puede mantenerse por más tiempo (alrededor de una semana).

 

Cortagotas

A diferencia de los otros accesorios de los que hemos hablado, el cortagotas cumple una función totalmente práctica: evita que al servir una copa de vino algunas gotas resbalen por la botella y manchen la etiqueta, el mantel o incluso la ropa de la persona que está sirviendo.

Recomendamos usar los cortagotas metálicos flexibles (de aluminio plastificado) que se enrollan e introducen en la botella. Además, el borde del accesorio debe tener pequeñas irregularidades, ya que las mismas ayudan a romper las gotas.

Este accesorio, sumado a una buena técnica a la hora de servir el vino, evitarán que las gotas caigan y generen manchas.

Como es sencillo de lavar y de reutilizar por su flexibilidad, es un accesorio que recomendamos comprar e incorporar tanto en reuniones como en el consumo cotidiano.

 

Mejorar la experiencia

Hay personas que disfrutan de una copa de vino y otras que, además de eso, desean mejorar su experiencia y aprender sobre sus consumos. Utilizar accesorios para vinos es sencillo y nos permitirá conocer mejor algunas cualidades de nuestros vinos favoritos, realzando sus sabores y aromas, a través de la oxigenación con decantadores o aireadores, conservándolos mejor utilizando tapones si no consumimos toda la botella o evitando accidentes molestos.

¡Los invitamos a animarse a utilizar algunos de estos accesorios y mejorar su experiencia y conocimientos sobre sus vinos favoritos!