La microoxigenacion - Blog

La microoxigenación del vino y sus beneficios

De la microoxigenación del vino se dicen muchas cosas. Por eso, hoy hablaremos de ella ya que tiene consecuencias positivas en el vino.

Ya sea en recipientes de madera o en botella, la microoxigenación es fundamental en la crianza del vino. Hablamos de micro y no de oxigenación a secas ya que, en cantidades excesivas, el oxígeno puede ser perjudicial porque oxida y daña al vino.

¿De qué manera se produce la microoxigenación y qué consecuencias positivas trae?

 

La microoxigenación en la botella

Antes de ser consumido, el vino llega a la mesa perfectamente envasado. Es la función del corcho protegerlo del exterior. Pero además, cumple un rol importante en la microoxigenación del vino: en buenas condiciones, un corcho de calidad, permite que pequeñas cantidades de oxígeno ingresen a la botella contribuyendo a la crianza y al añejamiento del vino en forma positiva.

Ahora bien, si el corcho es defectuoso o está sometido a grandes variaciones de temperatura o condiciones desfavorables, dejará pasar demasiado oxígeno generando consecuencias negativas en el sabor, color y cualidades del vino.

Dicho de otra manera: en una botella con un corcho sano a una temperatura y humedad adecuadas (por ejemplo, 10°c con una humedad del 85%), es imposible que se produzca una oxigenación excesiva y posterior oxidación del vino.

En pequeñas cantidades, el oxígeno aumenta la intensidad y estabiliza la coloración, armoniza las sensaciones en la boca y mejora la complejidad aromática del vino. Esto explica por qué, aunque existan tapones de otros materiales, aún se prefieran los de alcornoque.

El corcho es considerado el tapón ideal por muchos expertos ya que permite un intercambio de gases perfecto minimizando las posibilidades de oxidación del producto. Garantiza el aislamiento de elementos nocivos del exterior y posibilita al mismo tiempo el ingreso de pequeñas cantidades de oxígeno.

 

Los beneficios de la microoxigenación en la producción

Como dijimos, la microoxigenación en la botella puede mejorar las cualidades del vino. Adicionalmente, existen técnicas que permiten, durante la producción del vino, aplicar pequeñas cantidades de oxígeno para obtener las beneficios del mismo de una manera más controlada.

Las técnicas de microoxigenación consisten básicamente en suministrar oxígeno al vino por medio de instrumentos que dosifican el mismo y regulan su aporte por litro y período de tiempo. La temperatura deseable para llevar adelante el proceso es entre 14 y 15°c. Un aporte de oxígeno mayor al necesario (0,03mg/litro) lleva a la oxidación del vino generando problemas con la coloración y textura del mismo.

Los principales beneficios de la microoxigenación del vino en la producción son:

  • Mejoras en las características del color de los vinos: los principales responsables del color del vino son los compuestos fenólicos, en especial los antocianos y los taninos. Al contacto con el oxígeno justo, se producen reacciones que permiten una estabilización en el color del vino, resistiendo la decoloración por sulfuro, por ejemplo.
  • Mejoras en el cuerpo y astringencia del vino. Principalmente, son los flavanoles los compuestos responsables de la astringencia y complejidad del vino tinto. Son moléculas muy reactivas al oxígeno y se puede mejorar las características del vino con una exposición controlada.
  • Mejoras en el aroma: la microoxigenación incrementa las notas afrutadas y disminuye las vegetales. Además, el oxígeno puede, durante la fermentación del vino, controlar el impacto de los compuestos azufrados e impedir los olores conocidos como de reducción.


Conociendo un poco más sobre el vino y su producción

Como explicamos, la microoxigenación es algo favorable para el vino. De hecho muchos enólogos aseguran que las técnicas de microoxigenación bien ejecutadas simulan el proceso de oxidación de un vino durante su envejecimiento en barricas.

Los aportes controlados de oxígeno en la producción de vinos tiene muy buenos beneficios en relación a la estabilización del color, potenciando los sabores frutales y las cualidades positivas del vino en su sabor y aroma.

Hay mucho para decir sobre la oxigenación, más cuando estamos hablando de beneficios significativos en su sabor y aroma.  Por eso, los invitamos a leer “Decantación del vino: ¿Cuándo y por qué oxigenar el vino?“, un artículo pensado para aquellos a los que les gustaría saber un poco más sobre los accesorios que se pueden tener en casa para disfrutar y potenciar el consumo de nuestros vinos favoritos y sobre los beneficios del oxígeno.