maridaje - armonia perfecta

Maridaje: como conseguir la armonía perfecta

El maridaje del vino es una de las principales discusiones dentro del mundo de la enología. Si bien existen ciertas reglas sobre cómo combinar el vino con las diferentes comidas, las bodegas y la forma de producir el vino han ido evolucionando haciendo que el maridaje resulte más complejo de lo que se cree.

Algunos se deben preguntar a qué nos referimos cuando hablamos de maridaje: es el proceso de unión entre el vino y los platos de comida con el fin de realzar los sabores de los alimentos con el vino perfecto y crear nuevas sensaciones en el paladar del que los consume. Éste depende directamente de la intensidad, textura y el sabor que tienen los alimentos y los del propio vino. Los sabores del vino derivan de ciertos componentes específicos: el azúcar, los ácidos, la fruta, los taninos y el alcohol. A su vez, los alimentos también tienen componentes que le dan sabor como la grasa, el ácido, la sal, el azúcar y lo amargo. Los maridajes entre alimentos y vinos más exitosos cuentan con componentes complementarios, riqueza y texturas. Es por esto, que el resultado dependerá de encontrar una combinación justa entre ellos para que haga que resulte una sensación agradable en el paladar e intensificar el disfrute de la comida.

Para conseguir el equilibrio perfecto, ninguno de los dos componentes debe destacarse más que el otro ya que como resultado, puede resultar una sensación desagradable y lejos de lo que se busca lograr. Las combinaciones pueden ser ilimitadas pero se debe tener en cuenta una regla general que consiste en que un plato que tenga ingredientes grasos, debe ir de la mano de un vino con una fuerte acidez.

 

Maridaje: el vino y el chocolate

Existe una nueva tendencia que se basa en maridar el vino con el chocolate, pero antes debe haber cierto conocimiento previo ya que hay diferentes tipos de chocolate que no maridan con cualquier tipo de vino. Para lograr la armonía entre ambos, el chocolate no tiene que ser más dulce que el vino elegido ya que el vino resultará más amargo si esto sucede. Otro aspecto importante para lograr el resultado deseado es que el chocolate sea de buena calidad y que se mariden de acuerdo a su intensidad, es decir, cuanto más amargo sea el chocolate más oscuro debe ser el vino. Es por esto que se recomienda acompañar al chocolate amargo con vino tinto. Como sugerencia para maridar chocolate negro recomendamos el Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot. Mientras que para el chocolate con menta se recomiendan el Cabernet Franc y el Cabernet Sauvignon.

Chakana Estate Cabernet Sauvignon / Maipe Reserva Cabernet Sauvignon

A diferencia del chocolate negro, el blanco irá mejor acompañado de vinos blancos, frutales y de cosecha tardía ya que el chocolate blanco no es realmente “chocolate” , porque no incluye cacao, sino sólo grasa de cacao. Este pequeño hecho hace que sea el más versátil para maridar con el vino.

Chakana Estate Selection Chardonnay / Chakana Estate White Blend / Maipe Torrontés

 

Maridaje: vino y queso

Disfrutar de un buen vino y un buen queso puede realzar los sabores y las complejidades de ambos. Sin embargo, no todos los vinos y quesos van de la mano. Hay que asegurarse de elegir un vino que complemente los sabores de su queso favorito. Recomendamos acompañar quesos blandos como el Camembert, Brie, Mozzarella y el queso Azul con un vino blanco como el Chardonnnay, un vino fresco y con un buen nivel de salivación.

Chakana Estate Selection Chardonnay

Y para maridar el queso de cabra sugerimos el Sauvignon Blanc. En este caso, la acidez, el sabor a fruta y el carácter herbáceo del Sauvignon Blanc son el complemento ideal para la acidez y la sequedad del queso de cabra. Chenin Blanc, Riesling seco o Semillón son otras buenas alternativas a Sauvignon Blanc para este tipo de queso. Mientras que para quesos firmes se recomiendan Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo los cuales son sólo algunos de los vinos tintos que se complementan bien con el Gouda envejecido y el queso Cheddar. Por último, una selección de frutos secos, como nueces, pan o galletas pueden ayudar a superar cualquier imperfección en el maridaje de vino y queso.

Chakana Estate Cabernet Sauvignon / Maipe Reserva Cabernet Sauvignon / Chakana Estate Syrah

Aunque existen ciertas reglas para el maridaje entre el vino y los alimentos, se trata en definitiva del gusto de cada uno. El secreto está en elegir un vino que te guste lo suficiente para beberlo sin acompañamiento. Se trata de hacer un proceso de prueba y error entre él y las diferentes comidas para encontrar el maridaje perfecto de cada uno.